Robos de identidad, informaciones falsas o cambios de datos, de fotos y de perfiles. Cómo minimizar los riesgos y proteger a los más chicos.

Un día, Bruno Rovagnati descubrió un falso perfil de sí mismo en Facebook, creado exclusivamente para insultarlo y ponerlo en ridículo dentro de la empresa donde trabaja. Las personas detrás del ataque tomaron datos, fotos y videos de su perfil verdadero de Facebook, y comenzaron a agregar sus contactos. También crearon páginas falsas en Blogger, Twitter y YouTube, donde utilizaron videos que él había publicado, escribieron textos en su nombre y expresaron su adhesión a contenidos con símbolos nazis. “Me enteré por comentarios de mis amigos, o por otros que me preguntaban si realmente era yo quien los había agregado”, comenta Rovagnati, habitante del partido bonaerense de Pilar y víctima, a sus 26 años, de los peligros asociados a una alta visibilidad en la Web.

El caso de Bruno no es extraño. Colegas deseosos de nuestro puesto, parejas despechadas, personas obsesionadas, pedófilos, extorsionadores o simples estafadores suelen estar detrás de casos de ciberacoso o suplantación de identidad. Por ejemplo, fotos tomadas dentro de una casa y la actualización de datos anunciando el comienzo de las vacaciones es información que una banda delictiva necesita para el robo perfecto. Del mismo modo, la info que publica un usuario sobre sus seres queridos, como sus nombres y fotografías, puede ser decisiva para un secuestro virtual.
Y aunque no existieran personas malintencionadas, muchas veces son los mismos usuarios quienes siembran la semilla de sus futuros dolores de cabeza. ¿Cómo? compartiendo fotos, videos y otros contenidos comprometedores que, mal protegidos, terminan siendo vistos por los menos indicados: compañeros de trabajo, familiares o reclutadores de personal de la empresa a la que sueñan pertenecer.

¿Tenemos real conciencia de los problemas que puede causarnos el subir información personal a Internet? ¿Tomamos las medidas adecuadas para evitar que nuestros datos sean vistos por cualquiera? ¿Hasta qué punto Facebook es seguro y protege nuestra información?

MINIMIZAR LOS RIESGOS
“La seguridad en Internet no existe, es una sensación, y Facebook no es la excepción a esa regla”, asegura Miguel Sumer Elías, especialista en nuevas tecnologías, Profesor Titular de Derecho Informático en la Universidad de Belgrano (UB) y responsable del sitio www.informaticalegal.com.ar. Y agrega: “Lo que uno puede hacer es minimizar los riesgos”.

Por eso, los expertos recomiendan tener presente que todo lo que se sube a la red quedará expuesto a los ojos del mundo entero. No hay que olvidar que los sistemas de seguridad, programados por seres humanos, están lejos de ser infalibles. Y que el propio fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, fue víctima de ataques virtuales en los que piratas informáticos accedieron a toda su información. “Si uno quiere estar relativamente seguro en Facebook, debe ser muy consciente de lo que publica y configurar con gran cuidado las opciones de privacidad”, afirma Daniel Monastersky, abogado, CEO del sitio www.identidadrobada.com y docente universitario en Derecho Informático.

CRITERIOS BÁSICOS
Los especialistas consultados coincidieron en ciertos criterios que deberían guiar un uso consciente, responsable y seguro de Facebook:

  • No tener un millón de amigos. “Debemos ser muy selectivos y no agregar a alguien porque chateamos una vez o porque nos parece que lo conocemos. Está en juego nada menos que el acceso a información muy valiosa sobre nuestra vida”, advierte Elías. Según el experto, son 150 o 200 los contactos que una persona puede, razonablemente, conocer.
  • No subir contenidos que puedan perjudicarnos. “No publiques nada en tu perfil que no te sientas cómodo adjuntando a un currículum o solicitud de beca”, recomienda Facebook. Monastersky es enfático al respecto: “Hoy en día, tu currículum es Internet. Y, por cómo funciona la Web, una vez que algo se sube ya nadie puede borrarlo; de ahí la importancia de pensar varias veces antes de publicar algo”.
  • No divulgar datos personales delicados. Con el nombre completo y la dirección de correo electrónico es más que suficiente. No incluir domicilio, teléfono, ni situación sentimental. “No subir fotos de la familia ni de la casa, o información sobre las rutinas y actividades diarias… usar el sentido común pensando que alguien, eventualmente, podría acceder a esos datos con voluntad de hacer daño”, recomienda Elías.
  • No usar aplicaciones desconocidas. Al hacerlo, el usuario comparte información valiosa sobre sí mismo y sobre sus contactos con los creadores de esos programas. ¿Qué hacen ellos con los datos? Quizás nada malo… pero quizás sí. “El usuario no tiene forma de comprobarlo. Además, es un hecho que gran parte de esas aplicaciones instalan virus y espías en las computadoras”, agrega Monastersky.
  • Tener un perfil. A los que no están interesados en Facebook, Monastersky les recomienda que se registren y se contacten con sus conocidos, aunque después no usen la cuenta con frecuencia. “De lo contrario –sostiene–, le están dando, a quien quiera usurparles la identidad, una gran oportunidad de ser los primeros en generar un perfil falso y agregar a sus conocidos”.

LA MODA DE MOSTRARLO TODO
Publicar todo, en todo momento y con pocas precauciones. Por ahí pasa la moda hoy. “Para los jóvenes, Facebook es la principal puerta de entrada a la Web. Acceden unas seis veces por día. Y, de ese modo, van construyendo una suerte de relato audiovisual colectivo de la vida social”, explica Roberto Igarza, docente e investigador de la Universidad Austral, especializado en nuevas formas de consumo en la cultura. Para él, una parte de ese fenómeno radica en que la gran mayoría de los usuarios comparte todo con todos, sin crear grupos según niveles de confidencialidad y dejando su información personal “en un campo que no está para nada delimitado”.

Por su parte, Elías agrega: “Estamos cambiando hacia una generación indiferente respecto de su privacidad, donde la tendencia a mostrar se instala como un estilo de vida. Esto se complica cuando hablamos de chicos que juegan a mostrarse sin ser conscientes de las consecuencias”.

ENTENDER Y CONTROLAR
¿Qué rol deben cumplir los padres en este escenario, como naturales protectores de sus hijos? ¿Cómo controlar la actividad de estos en Facebook? ¿Cómo lograr que entiendan los peligros y adopten precauciones adecuadas?

En principio, Facebook no permite el acceso a menores de 13 años. Y les recomienda a los padres que “juzguen si es necesario supervisar a sus hijos mientras utilizan el sitio”. Luego, los anima “encarecidamente” a hablar con ellos sobre los riesgos del uso de Internet.

“Hay que hablar con los chicos –recomienda Elías– y decirles lo mismo que nos decían nuestros padres cuando íbamos a jugar a la plaza: ‘no hables con extraños’, sólo que en una versión adaptada a Internet”. En su opinión, no es bueno prohibirles el acceso a Facebook, porque la curiosidad los llevará a ingresar en forma oculta, lejos de los ojos paternos. Por el contrario, aconseja mantenerse cerca de ellos y hablarles sobre los peligros en un lenguaje que puedan entender. “Educarlos y darles confianza para que, en una situación de peligro, no se queden callados por pensar que serán castigados”.

El problema es que, para que los padres puedan dialogar, primero necesitan instruirse. Por lo menos, tener un perfil en Facebook y saber de qué se trata. “Sino, los chicos perciben ese desconocimiento y no consideran a sus padres como autoridades en la materia”, afirma Monastersky. “Quizás, la solución sea incorporar conocimientos sobre Internet y el uso responsable de las redes sociales en un espacio público como es la escuela, compartido por padres, hijos y docentes”, sugiere Igarza. O tal vez, los padres, sin perder el vínculo padre-hijo, figuren como amigos de sus hijos en Facebook, con el fin de ingresar a su actividad online. “Hay muchas medidas de ese tipo que se pueden tomar, pero lo fundamental es que los padres logren entender lo que está sucediendo, cosa que no siempre pasa”, concluye el experto.

FACEBOOK HOY

  • Más de 300 millones de usuarios ingresan a la red social al menos una vez por mes. Más de la mitad de ellos lo hace todos los días.
  • Cada mes, se suben 2000 millones de imágenes y 14 millones de videos.
  • Cada semana, se comparten más de 2000 millones de piezas de contenido, como enlaces, noticias, notas, entradas de blogs y fotos.
  • Cada día, más de 10 millones de usuarios se hacen “fans” de alguna página.
  • Más de 65 millones de usuarios usan Facebook a través dispositivos móviles.

(Fuente: Facebook)

ME HICIERON UN PERFIL FALSO EN FACEBOOK PARA DAÑARME: ¿QUÉ HAGO?
Primero, reportar la acción como un abuso ante las autoridades de la red social, para que ellas den de baja el falso perfil. El segundo paso es recurrir a la Justicia: “Debe hacerse una denuncia judicial urgente por daño a la imagen, para que intervengan peritos informáticos y pueda darse con el agresor”, responde Miguel Sumer Elías. El Código Civil obliga a las personas que se entrometan en la vida ajena arbitrariamente, a dejar de hacerlo y a indemnizar a la víctima.

GUÍA PRÁCTICA PARA REDUCIR RIESGOS AJUSTANDO LAS OPCIONES DE PRIVACIDAD

  • Crear listas de amigos: La idea es que no todos puedan acceder al total de nuestra información. Para ello, reunir en distintos grupos a los contactos que tendrán acceso a los diferentes tipos de datos. ¿Cómo? hacer clic en la pestaña Amigos, en la parte superior, y luego, en el botón del mismo nombre que se encuentra en la columna de la izquierda. Allí se verá la opción Crear nueva lista, mediante la que podremos generar grupos (por ejemplo, trabajo, familia y amigos) y elegir qué contactos formarán parte de cada uno.
  • Controlar el acceso a los datos del perfil: Para hacerlo, posar el ratón sobre la pestaña Configuración y acceder a Configuración de privacidad. Haciendo clic en Perfil, se puede decidir qué contactos pueden acceder a los distintos tipos de información del perfil. Una buena idea es, por ejemplo, que no “todos” puedan ver las fotos en las nos han etiquetado o nuestra información personal. El enlace Editar la configuración de privacidad de los álbumes de fotos permitirá limitar la visibilidad de cada álbum según las listas de amigos creadas en el punto anterior.
  • Controlar el acceso a los datos de contacto: Abriendo la segunda pestaña del menú Privacidad > Perfil es posible establecer quiénes pueden ver información sensible, como la dirección, el número de teléfono y otros datos de contacto.
  • Borrarse de las búsquedas: Una buena forma de estar menos expuesto a los peligros de la red es restringir o limitar la aparición de nuestros datos en los resultados de buscadores, tanto externos (como Google o Yahoo!) como el interno de Facebook. Para hacerlo, hay que ingresar en Privacidad > Búsquedas.
  • Controlar lo que aparece en los listados de noticias de otros: Así como nosotros, al ingresar, vemos ciertas noticias de nuestros contactos, también los demás ven las nuestras. ¿Cuáles de estas novedades aparecerán? Es posible controlarlo desde Privacidad > Noticias y muro. También, mediante la pestaña Anuncios de Facebook podremos negarnos a que la empresa use datos de nuestra cuenta para mostrar publicidad a nuestros contactos.
  • Controlar las peligrosas aplicaciones: Para esto, ingresar al cuarto del menú de Privacidad > Aplicaciones y hacer clic en la pestaña de Configuración. Conviene elegir “no compartir ninguna información” o desmarcar todos los datos que no queremos que vean las aplicaciones autorizadas por nuestros contactos.
  • Comprobar que todo esté bien configurado: Una buena forma de hacerlo es ver cómo ciertos contactos ven su perfil, escribiendo sus nombres en el primer campo del menú Privacidad > Perfil. Conviene revisar todas las opciones cada vez que se agreguen datos o se creen nuevas listas de amigos.

Por Martín Grosz

Fuente: Revista Nueva

Domingo 30 de noviembre de 2009.

  1. 2 diciembre, 2009

    Excelente nota, cierta, práctica y útil!

    Saludos

  2. 2 diciembre, 2009

    Muy buena nota. Lo único para recalcar es que FB llegó a los 350 millones de usuarios. Lo que agrava el panorama.
    Excelente info!

  3. 2 diciembre, 2009

    completísimo informe.
    Muy buena idea (aunque no tengo hijos pero el tema de los menores o de las nuevas generaciones me preocupa) es eso de hacer grupos en las escuelas para interiorizar a los padres de cómo funciona todo ésto: hay toda una generación q es bipolar con respecto a la tecnología: o son expertos, o adictos ( casi) y se comportan como los adolescentes, o no les interesa y no tienen ni idea. Y cuando un chico ve eso, ¿qué fiabilidad tiene la palabra de sus padres?
    Por otro lado, la persona adulta que no usa estas herramientas o aplicaciones por interes propio, cómo hace para aprender, y rápido? me parce muy útil lo de las charlas en los colegios.

  4. 3 diciembre, 2009

    Muy interesante la nota, felicitaciones

  5. 3 diciembre, 2009

    Gracias Lau por tu comentario.
    Mas alla de los millones de usuarios actuales esta es una tendencia con un final conocido: en escasos años todos -en mas o en menos- vamos a estar con dispositivos moviles interconectados con otras personas que, sin dudas, traerá muchos beneficios de comunicación pero potenciará los riesgos, fraudes y delitos.
    Un principio de solución es el combo buena educación + buenas y nuevas leyes + autoridades de control firmes

  6. 3 diciembre, 2009

    Totalmente de acuerdo.
    Mirá, estoy seguro que nuestros bisabuelos cuando nacieron nuestros abuelos habran dicho “que mundo complicado y peligroso”; nuestros abuelos, ante el nacimiento de nuestros padres, habran dicho lo mismo, al igual que éstos con nuestros nacimientos y así sucesivamente, pero -sin temor a equivocarme- creo que estas nuevas generaciones de nativos digitales tienen un nivel de conocimiento y razonamiento superior (hoy un chico de 4 o 5 años maneja softwares) sumado a un nivel de desproteccion y desconocimiento alarmante por parte de nosotros, los padres.
    Prohibir que se conecten no produce nada positivo, a lo sumo genera mayor rebeldia. Una de las soluciones es resignarse gallardamente ante la evidencia de que estamos ante un mundo cada vez mas digital e interconectado y conocerlo bien para educar mejor en la responsabilidad de su uso.

  7. 3 diciembre, 2009

    Gracias Marianela, un gusto que comentes en mi blog. Besos

  8. 3 diciembre, 2009

    Gracias !! Un saludo a Durañona.

  9. 3 diciembre, 2009

    Interesante el artículo!

  10. 3 diciembre, 2009

    Gracias Maxi. Un abrazo!

  11. 3 diciembre, 2009

    Estimado colega, increible la repercusion. Es super estimulante saber que hay personas que se toman el tiempo para comentar la nota.
    abrazo !!!

  12. 4 diciembre, 2009

    Dani querido, te felicito a vos tambien, el mentor de esta nota. Hay que continuar en esta linea pedagogica. Es fundamental seguir mostrando las caras “no visibles” de estos fenomenos en la web y, sobre todo, las multiples consecuencias legales que puede ocasionar una utilizacion poco consciente. Abrazo grande.

  13. 18 diciembre, 2009

    Muy buena la nota!, Profesos Elías.

    Saludos cordiales

  14. 18 diciembre, 2009

    Muchas gracias Profesor Dei, un honor que Ud. comente en mi blog.
    Saludos a todos los alumnos de sus catedras del G7.

  15. 23 diciembre, 2009

    No es verdad que no haya seguridad en la red. Las operaciones de comercio electrónico son tanto o mas seguras que en el mundo “fisico”.
    ¿Es imposible robar un banco? Todos sabemos que es muy dificil, pero imposible no lo es. En internet pasa lo mismo. Todos los días se hacen millones de transacciones comerciales sin problemas en internet.
    La mayoria de los problemas se origina en la poca precaución o sentido común de los usuarios, o sea en la cultura de internet de los mismos. Creo que nadie haría la torpeza de irse de vacaciones y dejar la puerta y ventanas abiertas de su casa. En la web sin darse cuenta algunos estan haciendo eso…
    Por otra parte los consejos legales a los que los profesionales del derecho estan acostumbrados, no sirven para nada. Es sumamente dificil hallar a los responsables y casi imposible llegar a condenar a una persona. Algo tan lejos como un click te lleva a otra jurisdicción donde la autoridad es otra… y el proceso judicial se arruino de golpe.
    Internet no es la argentina, es el mundo, y hasta que la justicia no sea global los procesos judiciales son una farsa para incautos.

  16. 27 diciembre, 2009

    Hola Jorge, gracias por tus comentarios y por interesarte en la nota, aunque lamento disentir con vos en varios de tus argumentos.
    Decir que “no es verdad que no haya seguridad en Internet” (o dicho de otra forma “es mentira que Internet sea insegura”) por compararla solo con la seguridad en el mundo físico es quedarse corto en los argumentos pues nadie pone en tela de discusión estas cuestiones.
    Tampoco es parámetro conformarse con decir que “todos los días se hacen millones de transacciones comerciales sin problemas en Internet” ya que todos sabemos que existen otras tantas miles de transacciones con muchos problemas, irregularidades e inseguridades que traen más de un dolor de cabeza. Y esto no es una opinión personal, es un hecho objetivo.
    Tenes razón al hablar de la cuestión cultural que permite que dichos problemas se originan por la poca precaución o sentido común de los usuarios. La educación, tal como se menciona en la nota, es fundamental.
    No entiendo porqué subestimas los consejos legales diciendo inclusive que no sirven para nada. Vos crees que “difícil” es sinónimo de “imposible” y no es así. Te puedo mencionar infinidad de casos judiciales muy pero muy difíciles donde se dieron con los responsables y se los condenaron.
    Por último, sería fantástico poder tener una “justicia global” para Internet que elimine las fronteras y pueda dirimir cualquier tipo de conflicto en la red, pero, si esto aun no pasa en el mundo “físico” que mencionas, es utópico por ahora pensar en que se aplique a Internet.

2 Trackbacks

  1. […] This post was mentioned on Twitter by Patricia Gallardo, Patricia Gallardo. Patricia Gallardo said: RT @sumerelias recomiendo lean la entrevista q nos hicieron a @identidadrobada y a mi llamada "Facebook, el peligroso" http://wp.me/pHWia-6r […]

  2. 2 diciembre, 2009

    Social comments and analytics for this post…

    This post was mentioned on Twitter by patygallardo: RT @sumerelias recomiendo lean la entrevista q nos hicieron a @identidadrobada y a mi llamada “Facebook, el peligroso” http://wp.me/pHWia-6r

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.