Una usuaria de esa red social invitó a sus seguidores a una fiesta, a la que terminaron concurriendo miles de personas y hubo destrozos. Las autoridades intentan evitar ese tipo de episodios y piden que en los colegios se enseñe sobre “los peligros” de Facebook.

“Cuando la seguridad y el orden público se encuentran amenazados, las convocatorias de fiestas a través de Facebook deben ser prohibidas de antemano“, señala en declaraciones al dominical Welt am Sonntag el ministro de Interior del estado de la Baja Sajonia, Uwe Schünemann.

En parecidos términos se expresó Ralf Jäger, titular de Interior de Renania del Norte-Westfalia, quien considera en el mismo rotativo que “si existen indicios de peligro para los participantes o terceras personas en fiestas convocadas a través de Facebook, los responsables del orden locales deben prohibir el acto“.

Su homólogo de Baviera, Joachim Hermann, advierte a su vez que una inocente invitación a una fiesta de cumpleaños puede convertirse rápidamente “en un grave problema de seguridad” de consecuencias impredecibles.

La alarma por esas convocatorias se desató cuando a principios del pasado mes de junio una adolescente invitó a su cumpleaños de manera erróneamente abierta en facebook y se presentaron mas de 1.600 personas.

Mas de un centenar de agentes fueron necesarios entonces para controlar la situación en un barrio de Hamburgo, donde detuvieron a 11 participantes en la fiesta por agresión física, daños materiales y resistencia contra la autoridad.

El fin de semana de Pascua de Pentecostés la policía tuvo que disolver varias fiestas convocadas a través de Facebook, entre ellas una en Wuppertal, al oeste del país, a la que se sumaron espontáneamente 800 personas, en la que la policía detuvo a 41 jóvenes y se registraron 16 heridos de distinta consideración.

Schünemann exige que los jóvenes reciban en los colegios información sobre los peligros de Facebook y reconoce que “los adolescentes no saben en muchas ocasiones la que pueden llegar a armar”.

Por su parte Hermann subraya que para la persona que realiza la invitación pueden producirse a veces “costos enormes”, ya que muchos de los que acuden espontáneamente a esas convocatorias sin haber sido realmente invitados solo buscan causar disturbios y destrucción.

“En el caso de que se abra una investigación por causas delictivas, el causante puede llegar a tener que asumir incluso los costos del despliegue policial“, advierte finalmente el titular de Interior de Baviera.

Fuente: Infobae

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.