Detuvieron a dos jóvenes que se hicieron pasar por una chica en la red social para conseguir las imágenes. Le exigían dinero.

Dos jóvenes de 17 y 19 años fueron detenidos acusados de haber intentado extorsionar a otro chico de 18 años a través de Facebook, exigiéndole dinero para no divulgar fotos que había compartido.

El caso comenzó cuando el joven recibió la solicitud de amistad de una chica en la red social. “Empiezan a chatear, se hacen amigos y luego la joven le empieza a pedir fotografías, con ciertas poses, alguna desnudo”, indicó a La Voz el comisario inspector Alejandro Mercado de Delitos Económicos.

Luego, la chica le sugirió un amigo en Facebook. “Él lo acepta, y este joven le empieza a decir que tenía fotos suyas comprometedoras. Le pide 1.000 pesos para no publicarlas”, señaló Mercado.

Finalmente, los jóvenes acordaron econtrarse ayer cerca de Plaza Colón, a donde fueron detenidos un chico de 19 años y otro 17. Aparentemente, los chicos serían compañeros de colegio del damnificado. Quedaron acusados de tentativa de extorsión.

Seguridad en redes sociales. El intento de extorsión reabre el debate acerca de las medidas de seguridad que los usuarios deben aplicar cuando usan redes sociales. Los especialistas recomiendan tener precaución a la hora de compartir datos y tener presenten que “uno nunca sabe hasta dónde puede llegar esa información”.

Cómo evitar ser víctima de fraudes y extorsiones en redes sociales

Los especialistas recomiendan tener precaución a la hora de compartir datos. “Uno nunca sabe hasta dónde puede llegar esa información”, dicen.

El intento de extorsión a un chico que había compartido fotos íntimas con desconocidos a través de Facebook reabre el debate acerca de las medidas de seguridad que los usuarios deben aplicar cuando usan redes sociales (ver Córdoba: compartió fotos íntimas por Facebook y lo extorsionaban).

Sebastián Bortnik, gerente de Educación y Servicios de la empresa de seguridad Eset Latinoamérica, dice que episodios como el ocurrido en Córdoba es más común de lo que se suele creer. “Pasa que todavía la gente no está acostumbrada a denunciar estas cosas”, dice.

Para Bortnik, una de las primeras medidas a tomar para evitar ser víctimas de delitos es tener presente que no siempre la persona con la que hablamos en Internet es quien creemos que es.

“Los usuarios tienen que definir qué información van a enviar y tendrían que ser más precavidos en sus presunciones. Hay que asumir que esa persona puede no ser quien creemos, o que puede tener intenciones maliciosas”, dice el especialista.

Una sugerencia habitual es evitar hablar con desconidos, pero en caso de hacerlo, hay que tener cuidado acerca de cuánta información se va a entregar.

“Nosotros solemos decir a la gente que cuando haga algo en Internet intente imaginar lo mismo en el mundo físico. Este chico se tendría que haber imaginado imprimiendo fotos desnudo y dándoselas a otra persona. Seguramente sería muy extraño que hiciera algo así”, dice Bortnik.

Sugerencias. Una práctica aconsejable para evitar situaciones indeseables es hacer una buena configuración de privacidad en redes sociales. En el caso de Facebook, por ejemplo, el usuario puede definir quiénes van a ver lo que publica, quiénes las imágenes que sube o aquellas en las que fue etiquetado, etc. Otras recomendaciones son evitar seguir enlaces sospechosos y no ingresar información confidencial en formularios dudosos.

“Los usuarios tienen que asumir que en Internet cuando uno comparte algo, no sabe hasta dónde puede llegar esa información”, recalca Bortnik.

Niños frente a la pantalla. En el caso de la relación de los niños con Internet y las redes, la sugerencia es que los padres se involucren y acompañen a sus hijos.

El Laboratorio Kaspersky, especialista en seguridad informática, recomienda hablar con los chicos sobre los peligros potenciales, tratar de ubicar la computadora en una habitación familiar y hacer que su uso sea una experiencia compartida.

Según el gerente de Eset, los padres deben estar cerca de los chicos, dialogar con ellos y saber qué están haciendo. “Sino, con esa idea de que ellos saben lo que hacemos, los dejamos demasiado solos y expuestos”, dice. Otra sugerencia es utilizar herramientas de control parental y evitar que los niños agreguen o acepten desconocidos en redes sociales o servicios.

“Muchas veces los papás suelen decir que los chicos las tienen clara y saben usar la computadora mejor que ellos. Pero en realidad la saben usar con mayor facilidad. Eso no significa que los chicos sepan más. Las edades madurativas son independientes de si usan tecnología o no”, apunta Bortnik.

Fuente: La Voz

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.