Nota La Nacion Miguel Sumer EliasInforme internacional

El área metropolitana, debajo de la media en materia de seguridad

La región quedó en el puesto 31° entre 50 ciudades; el estudio analizó la situación en materia criminal, de protección de datos digitales, salud e infraestructura

Por Florencia Silveyra  | Para LA NACION

Martes 24 de febrero de 2015

El conjunto sociourbano integrado por la Capital y el conurbano quedó por debajo de la media en un ranking que analiza la seguridad de 50 ciudades del mundo. Tomada como una de las cuatro megaciudades de América latina, el Área Metropolitana de Buenos Aires figura en el puesto número 31, sólo superada por Santiago de Chile a nivel regional, pero lejos de las capitales de países desarrollados. Sí quedó por encima de Lima, Río de Janeiro, San Pablo y México DF.

El índice, elaborado por la Unidad de Inteligencia del semanario británico The Economist, se establece en función de 40 indicadores cuantitativos y cualitativos, y de cuatro categorías temáticas a partir de las cuales califica a cada ciudad: seguridad informática, de salud, en infraestructura y a nivel personal. Es por eso que el informe es ilustrativo en valores relativos.

La seguridad personal fue la que obtuvo peor calificación. Los aspectos observados son los niveles de crimen y delitos, a partir de variables como las intervenciones de la policía y la cantidad de crímenes violentos.

Según el informe presentado por el ex juez de la Corte Suprema Eugenio Zaffaroni en noviembre pasado, hubo en la ciudad, en 2013, 176 asesinatos, situación que implicó un aumento del 10% en relación con los 158 crímenes verificados en 2012.

Esta categoría bajó el promedio de Buenos Aires, ya que es en la que recibió peor puntaje: quedó en la posición 36.

En cuanto a la seguridad informática, que mide la protección digital de una ciudad y de sus habitantes, basada en factores como la existencia de equipos dedicados a la ciberseguridad, políticas destinadas a promoverla, nivel de autoconciencia de la ciudadanía, frecuencia de robos de identidad y cantidad de dinero sustraído virtualmente, Buenos Aires quedó en el puesto 30.

“La ley de delitos informáticos, de 2008, quedó desajustada con la realidad y con el ritmo vertiginoso de la informática”, opina Miguel Sumer Elías, abogado y director del sitio Informática Legal.

Sumer Elías aclara que todavía “hay conductas sin tipificar”, lo cual significa que existen acciones que no están contempladas, por lo que no son ilegales. “Deberían revisarse las penas”, porque no se condicen con la gravedad de los delitos, al ser de 2 años la condena máxima.

En la Argentina, agrega el abogado, “falta autoconciencia: el usuario común carece de nociones sobre seguridad informática”.

La categoría de salud se califica a partir de la cantidad de camas por hospital, la demografía y la esperanza de vida. Según datos de 2014 de la OMS, son más de 15 millones los habitantes del Gran Buenos Aires. Y la esperanza de vida es de 75,91 años en promedio de ambos sexos.

Respecto de la seguridad en los hospitales, desde mayo pasado funciona un nuevo protocolo de seguridad para los hospitales porteños. Según sus autores, la idea es “brindar más seguridad a los pacientes, médicos y a todo el personal de los hospitales, a través de un sistema estandarizado de custodia, protección de personas y bienes”. Esta medida se sumó a las cámaras de seguridad y un sistema de detección y aviso de incendio que funciona mediante botones antipánico.

Existe, además, el Plan Director de Emergencias ante situaciones de amenazas a la comunidad, sean de origen natural o humanas.

En la categoría de seguridad en la infraestructura la ciudad rankeó en el puesto 28. Ese capítulo depende de variables como la calidad de las rutas y el número de muertes por desastres naturales.

Roberto Agosta, ingeniero civil y decano de la Facultad de Ciencias Fisicomatemáticas e Ingeniería de la UCA, sostiene que la infraestructura, en general, “tiene un atraso en su actualización de 50 años”.

“Las estructuras urbanas tienen hoy nuevas exigencias, a las que la ciudad no está preparada para responder porque le falta inversión”, añade Agosta.

El ingeniero sostiene que, además, seguramente sea “necesario rechequear los procedimientos de diseño y de ingeniería para tener en cuenta las consecuencias del fenómeno del cambio climático”.

Con la excepción de Santiago de Chile, en el puesto 28, y Buenos Aires, las capitales latinoamericanas figuran entre las peor posicionadas. Ambas superan a ciudades como San Pablo, en Brasil, que quedó en el puesto 40; la capital de Rusia, Moscú, en el 43; Nueva Delhi, India, en el 42; Pekín, China, en el 37, y Johannesburgo, Sudáfrica, en el lugar 47. Las últimas posiciones las ocupan Teherán, en Irán, y Yakarta, en Indonesia.

En el otro extremo del ranking, la capital de Japón, Tokio, está primera. Le siguen Singapur; Osaka (Japón); Estocolmo (Suecia) y Amsterdam, Holanda.

Fuente: La Nación

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.